Menu



lunes, 15 de abril de 2013

Tarta de queso con mermelada de arándanos

¡Buenas tardes!

Se que últimamente ando un poco desaparecida y que apenas publico nada, pero eso no significa que me haya olvidado de vosotros, solo estoy organizándome un poco las ideas. Y para no dejaros tirados durante tanto tiempo quiero publicar una receta que publiqué en un antiguo blog que tenía de recetas light. La mayoría de ellas eran saladas, pero he podido salvar un par que están decentemente y que creo que os pueden gustar, así que hoy tendréis una receta rica, rica y light =)

Esta receta es....

Tarta de queso con mermelada de arándanos.

Ingredientes:

Para la base:

- Un paquete de galletas María integrales.
- 150g de mantequilla light.

Para la tarta:

- 1l de leche desnatada.
- 500ml de nata light.
- 3 - 4 sobres de cuajada.
- 75g de fructosa.
- 300g de queso de untar (tipo philadelphia) light.




Elaboración:

Empezamos con la base de la tarta.

Trituramos las galletas a mano o con la picadora, como he hecho yo.


Cuando estén buen picadas, se ponen en un bol.


Derretimos la mantequilla en el microondas.


Echamos la mantequilla derretida en el bol de las galletas y batimos bien hasta que quede homogénea.



Lo ideal es usar un molde con apertura lateral para desmoldar más cómodamente, pero en otras ocasiones la he hecho en recipientes de plástico (tipo tupper) y al cortar no se despega mal. Este es el que he usado yo en esta ocasión.


Echamos la base en el recipiente y alisamos hasta que cubra la superficie completa intentando que quede nivelado. Después lo metemos en el congelador para que coja consistencia mientras hacemos el resto de la tarta.


Para hacer la tarta, lo primero que tenemos que hacer hervir la leche junto con la nata.


Antes de que de el primer hervor, echamos parte de la mezcla en un vaso, en el cual diluiremos la cuajada todo lo que podamos para que no queden grumos. A poder ser, coger un recipiente más grande que el mío para que no se os desborde como me pasó a mi... =$


Cuando la leche junto con la nata da el primer hervor, es hora de diluir en ella la fructosa y la leche con la cuajada en polvo.


Mezclamos todo bien con ayuda de unas varillas para deshacer todos los grumos posibles y cuando vuelva a hervir separamos del fuego y echamos el queso.


Mezclamos bien la mezcla, si hace falta con la ayuda de una batidora y dejamos reposar hasta que se temple. Es entonces cuando sacamos el molde con la masa de galleta del congelador y vertemos la crema sobre ella. Yo me ayudé con un cucharón.


Así es como queda. Ahora hay que darle unos golpecitos para que salgan las burbujas (a mi se me pasó este pasó).


Se deja la tarta un día en la nevera para que cuaje. Como veis, al no darle los golpes, durante el reposo, las burbujas salen hacia arriba y ha quedado toda la base con huequecitos.


Aunque como hay que cubrir de mermelada toda la superficie, tampoco pasa nada ;-)


Después, a no ser que os la vayáis a comer al momento, la tarta debe de ir de nuevo a la nevera y cuando se vaya a comer, se saca y desmolda.

























Espero que os haya gustado. Y si la hacéis podéis compartir conmigo vuestras tartas en facebook =)

Un saludo!

6 comentarios:

  1. Pues está estupendamente explicado....Muchas grácias!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther! =) Me alegra mucho de que te guste =)

      Eliminar
  2. ¡Que pinta tiene más buena!
    Además superfácil de hacer :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii, la verdad es que está bueníiiisima, jejeje. Ánimate a hacerla y me enseñas que tal te ha quedado ;-)

      Eliminar
  3. Ésta me la anoto también a ver qué tal sale, porque tiene una pinta buenísima! a ver si saco un poco de tiempo y hago la de manzana tb.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Y ya me cuentas que tal te ha salido y me enseñas resultado =)

      Eliminar